Kathryn LaRoche, una joven residente en la ciudad de Indianápolis, Estados Unidos, jamás pensó que después de fallecer su querida mascota, un perro rescatado le demostraría con muchas sonrisas su agradecimiento por haberlo adoptado.

Para la mujer ha sido muy difícil vivir sola durante la pandemia, y más cuando su gato de 20 años falleció, por lo que decidió adoptar a otro animal. Ella quería que su nueva mascota fuera de avanzada edad, ya que sabía que estos animales son maravillosos y perfectos para adoptar.

Luego de navegar por el sitio web del refugio Indy Humane, encontró a un adorable perrito llamado Sonny, que tenía 16 años de edad.

Sonny había sido rescatado de las calles en Indianápolis y, aunque tenía un microchip, todos los intentos por ubicar a sus familiares fracasaron. Cuando Kathryn lo vio a través de imágenes , inmediatamente se enamoró del perro; su dulce rostro la impactó y quería conocerlo en persona.

La mujer sabía que debido a la edad de Sonny, era complicado que encontrara un hogar definitivo, por lo que ella podía ayudarlo. Entonces, la mujer de buen corazón decidió ir hasta el refugio para conocer a Sonny en persona y tomar una decisión final sobre la adopción.

Lo más increíble de la historia es que durante el camino a casa, Sonny no paraba de sonreír, demostraba su felicidad y agradecimiento. Desde que llegó a su nuevo hogar, el perrito mayor quiere permanecer todo el tiempo al lado de su nueva y amorosa mamá.


Según Katheryn, desde la primera noche dejó en claro que dormiría con ella en la cama, aunque no lo tenía planeado, no puede negarle aquel privilegio.

A pesar de su edad, Sonny es un perro amante de la diversión que ha comenzado a jugar con sus juguetes nuevos y le encanta pasear. Todos los días, el perro se asegura de demostrarle a su mamá cuanto la aprecia, y trata de expresarle lo feliz que está.

Aunque solo han pasado algunos días, Sonny ya confía más en su madre humana y ha dejado ver su adorable personalidad cariñosa. Todo ha salido mejor de lo que había planeado Kathryn, y ahora que se tienen el uno al otro, podrán disfrutar de su agradable compañía.