Con 269 votos a favor, 225 en contra y una abstención, la Cámara de Diputados desechó la Reforma Electoral de AMLO, esto porque, durante la sesión ordinaria, se discutió y votó la iniciativa de carácter constitucional, misma que requiere mayoría calificada (dos terceras partes) y, al no juntarla, la iniciativa se desechó.

Este martes 6 de diciembre, las y los diputados de México decidieron declinar la iniciativa promovida por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), pues los votos acumulados entre Morena, PT y PVEM no fueron suficiente para que la llamada Cuarta Transformación (4T) modifique la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM); sin embargo, como esto ya se esperaba, el mandatario promoverá el Plan B.

Después de cinco horas de discusión parlamentaria, la facción oficialista se quedó a 65 votos de aprobar la iniciativa constitucional promovida desde el ejecutivo federal y que pretendía reordenar al Instituto Nacional Electoral (INE), Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), la Cámara de Diputados y el Senado de la República.

Las diferentes participaciones de las y los diputados fueron apasionadas, donde los puntos de vista apelaban, desde los promotores del gobierno federal, a una administración adelgazada, pero eficiente, donde la duplicidad de funciones que se presentan entre los Organismos Públicos Locales (OPLEs) y el INE dejen de existir.